Vivir en Nueva York

Historia de personas corrientes, sin muchas oportunidades, sin fondos, estudios universitarios, becas, propuestas de empleo en el extranjero, ni nada que pudiera hacer posible el sueño de vivir en otro país por la vía fácil.

Una de estas historias es la de Marco M. de 38 años, español de Granada, camarero de profesión cansado de una vida monótona, sin emociones y carente de aventuras. Soñaba con recorrer el mundo e ideo la manera de hacerlo realidad.

– Desafortunadamente perdí todo contacto con él –

Así relataba paso a paso como lo consiguió:

« Soñaba con vivir viajando y busque la manera de hacerlo realidad, trabajando!
Financié mi vuelta al mundo “a pico y pala” »

Antes de empezar debo de hacer un inciso:
Esto es el resultado de un trabajo de investigación que hice basándome en experiencias ajenas. Algunos otros datos informativos que se incluyen más abajo han sido aportados por otras diferentes personas  con objeto de ampliar y completar la información de nuestra fuente principal. Hago hincapié en que esto está basado en experiencias de terceros.
No tiene ningún tipo de función de guía o manual de pasos a seguir. Su objeto no es otro que la mera exposición de mi investigación. Además añado como opinión personal que no estoy de acuerdo con la realización de esas actividades ni de ninguna otra que no sea legal.

Como hizo para pasar un año en Nueva York legalmente

Solicitó una visa turista B2 en la embajada de Madrid, fue fácil. Acceder a la web de la embajada americana, concertar una cita, rellenar el formulario, pagar las tasas y reunir todos los documentos solicitados y más.
El apartado más importante sin duda fue la información relativa a la solvencia y vínculos sociales y económicos del solicitante con su país de residencia.
Con la ayuda de su familia y amigos consiguió inflar su saldo bancario para conseguir un certificado de saldo de cuenta con una cantidad suficiente que justificara que podía cubrir los gastos generados en su estancia en Nueva York.

Para Marco esa cantidad fue de 12.000 euros. Esto, junto a una carta redactada con las razones por las que deseaba la visa, itinerario de su viaje,  referencias de trabajos anteriores y cualquier otra cosa que pudiera ayudar, hicieron posible que Marco consiguiera su visa turista de seis meses con posibilidad de extensión a otros seis. Ademas de poder salir y volver a entrar con las mismas ventajas durante diez años.

Ya en Nueva York

Después de descansar en el hostel más barato de toda la ciudad salió decidido a averiguar todo lo necesario para poder asentarse en su nueva ciudad.
Preguntó por la localización de las principales comunidades latinas de modo a modo de hacer más fácil su búsqueda.
Queens, más concretamente Jackson Heights, resultó ser el área mas idónea para empezar.
Bajó del tren 7 en la 74 St-Broadway y camino hasta la 103-Corona Plaza a lo largo de Roosevelt Ave.

Lo primero de todo fué hacerse con una sim card con Internet y llamadas ilimitadas a  España. Hay muchas compañías que cumplen con esas características.

– Hay focos latinos por todo Nueva York, otra zona claramente destacada es Washington Heights en el alto Manhattan –

Alojamiento

Bronx

Así nos explica la gente de a pie como lo hacen y que tienen en cuenta a la hora de buscar y elegir alojamiento:
Farolas, pilares y paredes empapeladas con ofertas de alquiler de cuartos desde 400 dólares mensuales y apartamentos a partir de 1200 dólares. También se pueden encontrar ofertas en tablones de anuncios de academias, universidades, lavanderías, supermercados y otros comercios.
Especial cuidado en distinguir los anuncios de particulares con los de inmobiliarias (real estates), fácil en realidad teniendo en cuenta que  en muchos coinciden siempre los mismos números de teléfono.

También es interesante consultar las ofertas en newyork.craigslist.org

Una vez acordada una cita con el propietario del cuarto o apartamento hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • La renta, si el pago es semanal o mensual. Hay que tener en cuenta que pagar por mes siempre sale más económico que por semanas.
  • Deposito (security), siempre se puede discutir y muy probablemente se puede librar de pagarlo si se es buen negociador. Si no es así, hay que acordar que se usará como pago de la última mensualidad antes de abandonar el inmueble.
  • Factura de gastos (bills), agua, luz, gas, Internet… Muy importante aclarar si entran dentro de la renta o hay que pagarlos aparte. Si este fuese el caso deben de dar una orientación de cuanto suele ser para evitar desagradables sorpresas.
  • Uso de la cocina y zonas comunes. Hay que saber a que se tiene derecho.
  • Derecho a recibir visitas. A veces los propietarios no lo permiten.
  • Con quien se comparte la vivienda. Esto es realmente importante ya que de eso depende su descanso y las condiciones en las que se va a vivir. La convivencia a veces puede ser difícil.
  • Si esta amueblado o no. En caso de no estarlo se puede encontrar una tienda de muebles en cada esquina con colchones desde 100 dólares así como tiendas de 99 cents donde conseguir almohadas, ropa de cama, toallas y todo lo necesario.

Normalmente no habrá que firmar ningún contrato, con un trato hecho y un apretón de manos bastará.

Otra manera es mediante una Inmobiliaria.
Así es como funcionan: recolectan números de teléfonos de los anuncios repartidos por la calle y llaman a estos ofertando sus servicios alegando que tienen mucha demanda.
Si se acude a una de ellas hay que tener en cuenta, en el caso de habitaciones, que sin haber visto aún ningún cuarto habrá que abonarles el valor de una semana de renta. Después de esto le darán tres opciones del precio buscado. Si no es de su agrado, que no lo será (auténticos zumos, insalubres, compartiendo techo con familias indeseables) y no se decide por ninguno, habrá perdido el dinero teniendo que pagar por otras tres opciones.
Si se opta por esta vía, hay que aclarar antes de nada si en realidad tienen tres ofertas por la cantidad acordada ya que a veces no tienen más de dos (y no lo dicen) y si no le ha gustado ninguna de esas dos opciones le ofrecerán una alternativa más cara. Si no está de acuerdo, será dura lucha conseguir la devolución del dinero.  La alternativa que le darán será que espere hasta que consigan otra oferta.
Evidentemente no todos los lugares son así, pero para distinguirlos hay que tener cierta experiencia.

En el caso de alquiler de apartamentos ya funciona de una manera más normal.
Le acompañaran a visitar los inmuebles y no habrá que pagar nada hasta que decida quedarse con uno de ellos.
Hay que contar con que además del mes de alquiler y el de fianza habrá que pagar la comisión a la inmobiliaria que corresponde a un mes de renta.

Documentación

Esto es lo que más me impresionó de todo. Aún me cuesta creerlo.

Jackson HeightsTodo el mundo trabaja con documentación falsa y no es ningún secreto. Fácil, barata y rápida de conseguir. Desde 120 dólares cualquiera puede hacerse con una en solo un par de días.
Caminando a lo largo de Roosevelt Ave, a algunos bloques a ambos lados de la estación 82nd St, a plena luz del día y en plena calle, habrá personas que le susurran a  su paso “social…social…”, en otras palabras, papeles falsos.
La pareja inseparable para conseguir empleo, la deseada Green Card y el Social Security Number. Su nombre, una fotografía enviada por sms al teléfono movil del falsificador y el pago de la cantidad acordada una vez que el trabajo haya sido hecho y entregado, será suficiente para obtenerla.
Además, en cualquier restaurante, deli, supermercado… habrá alguien que conocerá a otro alguien que seguro puede conseguirla.

No menos increíble es cuando uno consigue trabajo, el empleador le requiere la documentación, sabe que no es autentica o no quiere saberlo o no le importa.
No dirá ni preguntará nada, se limitará a hacerle una fotocopia y a entregarle una documentación para que la firme y rellene con sus datos personales.
Lo único que le importa al empresario es tener sus espaldas cubiertas en caso de una inspección.
El empleador procederá legalmente, emitiendo los cheques semanales para pagar a sus empleados y estos podrán depositarlos en sus cuentas bancarias.

Así de fácil? y no pillan a estas personas? Esa pregunta me la he hecho millones de veces y sigo haciéndomela, aún no puedo entenderlo. Estas personas que poseen documentación falsa no “existen”, tienen un número de la seguridad social que no es suyo (quizás de un difunto), el gobierno les descuentan una cantidad de taxes (impuestos) de sus cheques dependiendo de la situación que tuviera o dijera en la documentación que tuvo que rellenar cuando entró a trabajar (por ejemplo, 8 personas a su cargo y casado significaría pagar menos impuestos), y el fraude no es descubierto… algo extraño, no?

Esta documentación falsa refleja el nombre real del poseedor, de esa manera le será mas cómodo cobrar los cheques. Es todo tan surrealista que cuesta creerlo.

Para poder cobrar los cheques es necesario poseer una cuenta bancaria, tan fácil como ir al banco con el pasaporte y el primer cheque y se obtendrá una en el momento.

Trabajo

Brooklyn Bridge

Conseguir trabajo no debe suponer una dificultad.
Los distintos empleos a los que suelen optar estas personas sin permiso de trabajo suelen ser todos relativos a la hostelería, limpieza, distribuidores de mercancías, construcción, peluqueros, empleados de pequeños comercios, cajeras y reponedores en supermercados, mozos de almacén y repartidores de propaganda.

Habrá que tener en cuenta que mientras trabajar de cajera o reponer en un supermercado en Queens o el Bronx puede ser relativamente fácil sin papeles, no lo sería tanto en Manhattan.
Un empleo de obrero habría que buscarlo por pequeñas obras o reformas llevadas por contratistas particulares y no  grandes construcciones de firmas importantes.
La hostelería es la vía fácil y rápida de conseguir trabajo independientemente de la zona, aunque claro está, Manhattan y algunos barrios de Brooklyn son los preferidos, donde esta el dinero.
Los peluqueros lo tienen realmente fácil…

Importante saber si el empleador “contratará” de manera legal y le pagará a través de cheques o si no lo hará y le pagará diariamente a final de la jornada o al día siguiente. Si es de esta última manera, el trabajador recibirá por hora trabajada la cantidad acordada (mínimo legal hoy por hoy 7,5 dólares) íntegramente sin que le sea descontada ninguna cantidad por impuestos.

Sea como sea, trabajando cuarenta horas semanales el salario no sería mayor que el de un rango equivalente en España, además no se puede olvidar la diferencia del nivel de vida entre ambos países, Esto no sería ni de lejos rentable. Es el caso de dependientes de pequeños negocios de barrio, repartidores de publicidad y empleados de supermercados, aunque estos últimos pueden que alcancen los 10 dólares por hora o más.

La construcción siempre es una buena opción para conseguir dinero, los peones pueden empezar cobrando de 12 a 14 dólares e ir subiendo a medida que adquieren experiencia.

Todas los barrios están abarrotadas de barberías y peluquerías, todas aceptan nuevos empleados ya que el propietario prácticamente no paga al empleado (a veces una pequeña cantidad por día), el sistema es diferente. El empleado cobrará los servicios que haga menos una parte que entregará al propietario por el uso de las instalaciones, mas las propinas que le dejen los clientes.

Principalmente la elección de un trabajo será proporcional al nivel de ingles del demandante.
Para personas que no tienen ningún o poco conocimiento del idioma están reservados los puestos de cocina, mozos, repartidores… en realidad esto también dependerá de la zona donde se trabaje, ya que no haría falta el idioma para trabajar de cara al público en barrios donde la población mayoritaria es latina.
El conocimiento del idioma no es vital pero ayuda , y mucho.

Tren 7

Marco escogió trabajar en hostelería, su objetivo era viajar después de la experiencia de vivir en esta ciudad y para ello debía  de contar con fondos suficientes que solo podría obtener de un empleo de este tipo.

Así lo explicó:
El personal de un restaurante se compone de dos grandes grupos, cocina y servicio. En cocina el salario anda comprendido entre 8 y 10 dólares para el friegaplatos y entre 10 y 14 para ayudantes y cocineros. Generalmente aceptan a nuevos empleados inexpertos y van aprendiendo en el mismo trabajo. Es fácil conseguir empleo en una cocina, de hecho es muy usual ver carteles en las fachadas de los establecimientos solicitando friegaplatos. Nadie quiere estos trabajos, literalmente es una explotación.

Trabajar en servicio es otro mundo, hay cuatro categorías diferenciadas:

  • Bartender (camarero de barra). No es un trabajo fácil, sobre todo en Nueva York. Requiere de una destreza y conocimientos de coctelería con personalidad propia ,muy “Neoyorquina”, además de un buen dominio del idioma.
  • Walter (camarero, mesero). No requiere de mucha experiencia, fácilmente se aprende conforme se trabaja, el idioma aunque necesario no requiere de un nivel demasiado avanzado. Su función se reduce básicamente a tomar ordenes de las mesas.
  • Runner (corredor), trabajo fácil, solo requiere habilidad con la bandeja y transportando platos con las manos, prácticamente no interactua con el comensal por lo que el idioma tampoco es un inconveniente.
  • Busser, Busboy (asistente de camarero), trabajo particularmente duro, limpiar, cambiar mesas, retirar platos… tampoco requiere hablar ingles, aunque ayudaría.

Por qué es tan lucrativo este tipo de empleo? La respuesta es los “tips” (propinas), que tornan al 20% de las cuentas. Esto, más el cobro de las horas hacen muy interesante este tipo de trabajos
.
Los meseros recolectan las propinas de su rango durante el servicio y al final de la noche se ponen en común para su repartición entre todos los miembros de servicio basándose en un sistema de puntos.
De manera general suele ser Bartenders y waiters 1 punto, runners 0,7 puntos y bussers 0,5 puntos, es decir, que a misma cantidad de horas trabajadas si un camarero obtiene 200 dólares de propina en un servicio el busser obtendría 100 dólares.

Cuánto gana por ejemplo un camarero al día? no es posible responder esta pregunta sin tener en cuenta algunos factores tales como el lugar donde se encuentra el restaurante, las horas trabajadas, si es servicio de ‘brunch’, almuerzo o cena, la cantidad de trabajadores en ese turno, cuanto de “caro” es el restaurante, que tipo de clientela…

Hay que tener especial cuidado con los restaurantes donde no pagan las horas, solo las propinas, es decir, que si no viene ni un solo cliente ese día los empleados se irían con los bolsillos vacíos, sobra decir que esto es ilegal, pero esto es Nueva York.
En estos casos los empresarios en su defensa alegan que tienen una gran clientela y que ya demasiado están ganando los empleados. Los trabajadores por su lado experimentan descontento y situaciones injustas, valga de ejemplo el siguiente: si el empleado es ordenado a limpiar porque no hay clientes en ese momento, puede ser motivo de conflicto ya que no será remunerado por esto. El empleado solo haría de buena gana lo concerniente al servicio al cliente, ya que de alguna manera será el que le page el salario.

Cual es la mejor zona para buscar trabajo de hostelería basándonos en las propinas? De manera general el lado oeste de Manhattan es mejor que es este.
Se destacan los barrios de Chelsea, West Village y Upper West Side.
Hell’s Kitchen esta abarrotado de restaurantes pero invadidos por turistas.
El East Village no es ta mal pero es generalmente frecuentado por estudiantes y jóvenes.
Willambsburgh en Brooklyn es realmente una buena área.

Skyline

Como buscar trabajo? Curriculum en mano y patear toda la isla. Aunque también habría que aclarar que a nadie le importa lo que ponga en él, nadie lo lee. Cada día se contratan a centenares de personas sin ninguna experiencia.
El curriculum es la manera de dejar tu nombre y número de teléfono.

Inmigrantes recién llegados y desorientados recurren a agencias de empleos.
A cambio de la minuta, unos 120 dólares, le ofrecerán tres opciones de empleo de la categoría demandadas y las condiciones deseadas. Le será facilitado el nombre de la empresa, la localización y una cita para la entrevista.
Lamentablemente al igual que con las inmobiliarias son frecuente los engaños. Si uno decide acudir a una de ellas debería tener referencias de la agencia antes o ser observador, usar el sentido común y no entrar en el primer sitio que vea.

El tema es realmente extenso, así nos contaba Marco M. después de más de dos años viviendo en diferentes barrios de la ciudad, trabajando en varios y distintos tipos de empleos y teniendo miles de experiencias.