Matrioska

San Petersburgo, miércoles 15 de septiembre de 2015.

Parecía mentira, el viaje había llegado a su fin. Esa misma noche a las 3.45 a.m volaba a casa.
Era el último día y hacía balance de todo ese año viajando. Había sido increíble!
Que mejor lugar para acabar la ruta que la elegante San Petersburgo después de haber atravesado Siberia en tren.

Había que celebrarlo y lo hice como un completo turista:

Cementerio Tikhvin en el Monasterio de Alejandro Nevsk

Para empezar el día fui a presentar mis respetos al gran compositor ruso que más tarde, esa misma noche, me deleitaría con su música, Piotr Ilych Tchaikovsky.
Dejó este mundo dejando un importante legado del que cabe destacar los ballets de La Bella Durmiente, El Cascanueces y el imperecedero El Lago de los Cisnes.

Piotr Ilych Tchaikovsky

En esta necrópolis de los maestros del arte, fundado en 1823, descansan entre sus huéspedes notables  e importantes músicos, pintores y escritores.

Plaza Alexander Nevsky, junto a la estación de metro Ploshchad’ Aleksandra Nevskogo.
Cuidado, si sólo estas interesado en este cementerio especifícalo en el momento de comprar tu ticket en el kiosco de la entrada, ya que si no lo haces te venderán una entrada conjunta para la Necrópolis 18th century.
Horario de 10.00 a 16.00
El precio de la entrada es de 250 rublos*

Fiódor Dostoyevski

Comer en Брынза (Bryndza)

Es una cadena, sí, pero es un cómodo restaurante de precios asequibles, limpio, servicio amable, menú con fotografías, siempre lleno de locales y una excelente oportunidad de  probar todos los platos tradicionales.

     

Stroganoff, Olivié y Borsch

Aunque su estética moderna no me convencía, termine entrando llevado por la gran y completa afluencia de locales. Sin duda fue un acierto.

El nombre de este restaurante significa ‘Bryndza’, un queso de oveja tradicional de Rusia entre otros países de Europa del Este y la Península Balcánica.

Muy popular por su variedad y calidad de típicas “empanadas”, anunciadas en grandes rótulos en la fachada ‘чебуречная’.

Nesky prospekt 50 A.
Parada de metro Gostiny dvor
Abierto de 9.00 a 23.00

Sugerencia: Ya sea aquí o envasada para llevar de un supermercado. No dejes de probar la ensalada ‘arenque bajo el abrigo’, exquisito!

Una experiencia culinaria Caviar y Vodka

Era el lugar, el momento y la ocasión.

Paseaba por la galería del centro comercial Gostiny Dvor cuando vi el ‘CAVIAR black caviar’, La primera y única tienda en Rusia especializada en la venta al por menor de caviar negro.
Amplia selección de caviar traído directamente de los principales centros de maricultura del Mar Caspio.
Legalidad y calidad garantizadas por la Unión de Criadores de Esturión.
Esta iniciativa pretende concienciar a la gente del problema del tráfico ilegal del caviar negro en la Federación Rusa, así como la necesidad de tomar medidas de protección y reproducción del esturión
El producto traído directamente de los centros de maricultura permiten minimizar el margen comercial, ofreciendo los mejores precios. Puedo dar fe de ello, recorrí cada supermercado y tienda.

No es simplemente una degustación, es una experiencia, una verdadera explosión para los sentidos.
Te animan a que traigas tu propio vodka, además de facilitarte un pequeño vaso helado, para que sea un autentico ritual.
De la licorería mas cercana me hice de una botella pequeña de Russian Standard (Русский Стандарт), el mejor para muchos.
Me dejé asesorar y el elegido fue el Imperial. 20 gramos de caviar negro de esturión de alta calidad sin pasteurizar. Alrededor de 35 dólares.
La chica te informa y responde todas las preguntas que tengas para luego retirarse deseando que lo disfrutes.
La sensación de esas perlas de color negro nacarado de textura sedosa deshaciéndose en tu boca, liberando ese fresco sabor tan peculiar, vale cada céntimo pagado para un apasionado de la gastronomía como yo.

CAVIAR black caviar shop:  35 Nesky prospekt, Bolshoy Gostiny Dvor.
Parada de metro Gostiny dvor
CAVIAR caviar black

Una noche en el ballet

No iva a perder la única oportunidad de cumplir algo que figuraba en mi “lista de cosas que hacer antes de morir” desde hace años. Ver el ballet del ‘Lago de los Cisnes’ en un teatro de Moscú o San Petersburgo.
Así que con la mochila al hombro mi billete de avión de regreso a casa y mi entrada para el gallinero del teatro me dispuse a despedirme de esta ciudad a lo grande.

Más de cuarenta teatros repartidos por la ciudad y el más amplio y variado programa compuesto por obras de ballet, teatro, opera y música clásica.
Aunque soñaba con ir al Teatro Mariinski*, en ese momento no incluía El Lago de los Cisnes en su programa. En su defecto asistí al Teatro Alexandrinsky por el irrisorio precio de 12 dólares.

Teatro Alexandrinsky
6 Ostrovsky Square
Parada de metro Gostiny dvor

*No recomiendo ni dejo de recomendar el Teatro Alexandrinsky. Si hubiera podido, como he dicho anteriormente, habría ido al Mariinski.

Bajé al guardarropa, recogí mi mochila y me fui al aeropuerto en el bus. Así concluía mi ruta de Vanuatu a San Petersburgo.