Fue en Xi’an cuando paseando me llamó la atención un grupo de hombres alrededor de una pequeña jaula. No podía disimular mi curiosidad, me miraron, sonrieron y me invitaron a acercarme. Uno de ellos cortaba una pequeña cestita de mimbre sacando un bicho verde, una especie de saltamontes o grillo, y lo ponía en la jaula que sostenía uno de sus compañeros.
Mis intentos de comunicación fueron en vano, cuando me marché, lo hice con la misma incertidumbre con la que me acerqué.

     

Averiguemos de que se trataba esto!

Antiguamente en China, se originó la costumbre de mantener grillos como mascotas en pequeñas jaulas con el fin de disfrutar de su canto y porque se creía que traían buena suerte.
A su vez, desde hace cientos de años, se han practicado luchas de grillos. Costumbre que han trascendido hasta nuestros días.

Hay todo un mundo cultural e histórico en torno a estos insectos: mitos, leyendas, tradiciones, simbolismo, escritos, grabados, poemas, costumbres, captura, crianza, cuidados, utensilios, objetos…

La temporada de captura termina con miles de grillos repartidos en los mercados de animales de Shanghai y de otras principales ciudades.

Mercado de pájaros y flores 

Visitar un mercado de “grillos” es un viaje en el tiempo en la futurista Shanghai, y digo de grillos porque aunque son mercados de mascota, nada más entrar en uno de ellos se hace evidente que podrían denominarse así por la desbordante presencia de estos insectos y los inimaginable utensilios para su cuidado.

Es atronador el grillar sin pausa de centenas de estos pequeños bichos cautivos en sus  jaulas, botes o cajitas del tamaño y forma de las de fósforo. El ensordecedor zumbido amplificado por la acustica de los pasillos del mercado es abrumador. Estar presente es una experiencia en sí.

Nacer grillo macho en China puede ser un desventurado incidente. Si por azar es capturado y sin vacilar demuestra su bravura será condenado a la desdichada vida de gladiador, confinado a un pequeño espacio oscuro  para sólo ser liberado a la hora de  luchar.
No mejor suerte corren aquellos cautivos condenados a cantar para el goce de su dueño.

Los compradores se sitúan en torno a una mesa expositora de cristal donde proceden a el examinado de los futuros luchadores. El propietario de la tienda libera uno a uno tantos como el comprador solicite hasta que quede satisfecho con su elección. Haciendo uso de una pajita especial diseñada para estimular a estos insectos, los provocan hasta comprobar su coraje.

El precio normalmente oscila entre 100 y 3000 yuanes para luchadores y unos 30 o 40 yuanes para cantores.
Aunque las peleas están permitidas, no lo son las apuestas, por lo que el gobierno persigue y condena esta práctica.

Hay más de una docena de “mercados de grillos” en Shanghai, aquí os dejo las señas del que yo visité:

Wanshang Huaniao Market
417 Xizang S Rd
Coger el metro Linea 8 o 10 (azul oscuro o violeta claro) hasta la parada Laoximen. Tomar la salida Xizang Nan Lu, desde aquí sólo hay un paseo de 5 minutos.

Nombre del mercado y dirección en chino:
万商花鸟市场 西藏南路417号