Nantucket fuera de rutas turísticas convencionales y guías de viajes.
Tras los pasos del ballenero Essex y Moby Dick. Primera parte de Tras el Leviatán

Call me Ishmael

« Call me Ishmael, Llamadme Ismael » Frase célebre con la que da comienzo la obra de Herman Melville, Moby Dick. Fotografía tomada de una edición actual en Nantucket.  Foto Jose Oranto 2016.

Nantucket, 12 de agosto de 1819. El Capitán George Pollard Jr. y el primer oficial Owen Chase se embarcaban en el ballenero Essex en lo que se esperaba ser una travesía de dos años y medio al Pacifico Sur regresando cargados de barriles de aceite de ballena.

20 de noviembre a 3700 kilómetros de tierra, mientras el Capitan Pollard y el segundo oficial arponeaban ballenas desde sus botes, Chase permanecía en el barco. Entonces fue cuando la tripulación avistó una ballena anormalmente grande, unos 26 metros, actuando de manera extraña. Inmóvil mirando el barco, empezó a nadar aumentando la velocidad a medida que se acercaba para terminar embistiendolo, unos instantes después se alejó para volver a tomar velocidad y embestirlo de nuevo destrozando la proa. La gran ballena se alejó y nunca mas sería vista.

«Me giré y lo vi a casi 500 metros frente a nosotros, acercándose a dos veces su velocidad normal de unos 24 nudos , con diez veces mas furia y aspecto de venganza. Creando un oleaje en su camino provocado por su violento aleteo. Con media cabeza fuera del agua volvió a arremeter contra el barco»
                                                                          Owen Chase

Whalers ca. 1845. Oil on canvas. Joseph Mallord William Turner. Sala 808 del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Foto Jose Oranto 2016

Veinte hombres, tres botes, en medio del océano.
Empezaban a morir de sed cuando por fin hallaron tierra. Desafortunadamente no fue más que una pequeña isla desierta donde en tan solo una semana casi se habían agotados los recursos alimenticios.
Excepto tres marineros que quisieron quedarse, el resto volvió a hacerse a la mar en los tres botes antes de morir de hambre. Uno gobernado por Hendricks, otro por Chase y el último por Pollard.
El bote de Hendricks nunca fue visto de nuevo.
En el bote de Chase, tres hombres se mantenían con vida alimentándose de sus compañeros muertos. Fue encontrado por un ballenero británico 89 días después del hundimiento del Essex.
Aún peor suerte corrían en el bote de Pollard, que cuando ya no había mas compañeros muertos de los que alimentarse, tuvieron que sortear quien se sacrificaría para que el resto pudiera sobrevivir. Los dos hombres que quedaban con vida fueron encontrados 93 días después del catástrofe del Essex.
Los tres compañeros que quedaron en la isla fueron rescatado una vez que se supo de ellos.
Los ocho supervivientes fueron reunidos el 5 de abril de 1821.

Owen Chase escribió un reporte del catástrofe: “La narrativa del naufragio más extraordinario y angustiante del barco ballenero Essex”. Fue fuente de inspiración para Herman Melville en su obra Moby Dick.

Nantucket hoy en dia

Puerto de Nantucket

Puerto de Nantucket. 2016

Aunque ya quedó atrás sus tiempos de gloria como capital ballenera del mundo, la ciudad y el puerto aún conservan el aspecto que tenian 200 años atrás, con sus casas de tejas de cedro, sus miradores y calles empedradas. La isla esta incluida en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

Para organizar tu visita a Nantucket hay cientos de paginas que te ayudaran con ello y una
 vez allí en Visitor Services and Information en 25 Federal St. podrás conseguir un mapa de la isla y asesoramiento turístico. Personal muy profesional, atento y amable (de hecho todo el mundo es amable en Nantucket)

Nosotros seguimos nuestra linea temática, fuera de guias turisticas:

  • Museo Ballenero. 13 Broad St. Absolutamente impresionante!
    Antigua fabrica de velas hasta finales de 1860.
    Hasta la primavera del 2017 alojará una exposición especifica sobre la historia del Essex y su tripulación.
    Diente de Ballena
  • La casa del Capitan George Pollard, construida en 1760. 46 Centre St. La casa está ocupada actualmente por la Samuel Owen Gallery. Lo que hace posible que podamos pasear libremente por sus 344 metros cuadrados, además de disfrutar de la exposición que merece mas que la pena.
    George Pollard
  • El histórico Cementerio de New North de 1820, separado del Cementerio de Old North por New Lane. A un paseo a pie de menos de 15 minutos desde la oficina de información turística. Aquí yace el primer oficial Owen Chase. Y aunque la tumba esté registrada en la parcela AA1 no es muy útil ya que no existen indicaciones o no se ven.
    Después de haber revisado una a una las 624 lápidas, ahora puedo indicar su localización exacta. La explicaré a modo “mapa pirata del tesoro”: nos situamos justo en la entrada (señalada con una roca de color amarillo con el nombre del cementerio grabado), entramos y damos 38 pasos* en linea recta, giramos a la izquierda y damos otros 38 pasos*, nos detenemos, miramos a nuestra derecha y… Voilá!, ahí está.
  • Casa de Owen Chase. 74 Orange St. Propiedad privada. Este verano (2016) su propietario empezó a restaurarla.
    Chase empezó a perder la cabeza en la última etapa de su vida. Almacenaba y escondía comida en el ático.
  • La casa de huéspedes de Thomas Nickerson. 29 North Water St.
    Hoy en día llamada Springfield House. Nickerson con tan solo 14 años, fue el grumete del Essex, el más joven de la tripulación. A su edad adulta regentaba esta casa de huéspedes donde escribió su reporte de lo ocurrido en el Essex y los tres meses posteriores hasta ser rescatado.
    Thomas Nickerson
  • Jared Coffin House (antigumente Ocean House Hotel). 29 Broad St.
    Aquí fue donde Herman Melillense alojó en su visita a Nantucket en 1852.
    Jared Coffin House

Un dia ideal en Nantucket

No puedo imaginar nada mejor que pasear por el puerto y sus calles tranquilamente observando las casas de tablillas de cedro, prestando especial atención a los pequeños detalles como las estrellas de mar ‘Dedos Blancos’ que adornan las ventanas, los llamadores de las puertas en forma de aleta de cachalote, los jardines de hortensias azules, las ‘widow’s walks’ (pequeñas terracitas desde donde las esposas miraban el mar a la espera del retorno de sus maridos). Almorzar un ‘Lobster Roll’ (sandwich de langosta) y ‘Clam Chowder’ (sopa de almeja), para terminar disfrutando del atardecer en la playa junto al faro de Brant Point de 1746.

Estrellas de Mar

Algo para recordar

Sailor bracelet

Entre otros usos, me gustó mucho el sentido romántico que se les da a las ‘Sailor bracelets’ (pulseras típicas hechas por los marineros). Creían que traían buena suerte y les mantendrían a salvo en sus travesías. Las hacían estando en la mar para regalarlas a sus novias a su regreso, de esa manera ellas tendrían algo para recordarlos cuando estos volvieran a partir.

Nada que ver, sólo para los que después de visitar la isla la añoren como yo

Una pequeña aportación extra, como hacer auténticos Lobster Rolls de Nantucket:

  • 900 gr de carne de langosta picada
  • 1 taza de apio picado
  • 1/2 taza de cebolla picada
  • 1/4 taza de zumo de limón recién exprimido
  • 1/2 taza de mayonesa
  • 1 cucharilla de café de sal y pimienta
  • Un puñado grande de arúgula

Mezclar todo y servir en pan de hot dog caliente. Se puede untar mantequilla al pan si se quiere.
 Cantidad para 10 servicios.

Sin duda Nantucket es de esos sitios especiales que dejan huella.

Especial agradecimientos a Audrius, John Dunham, Deividas y Anna por haber hecho posible este maravilloso viaje y por su hospitalidad.