Islas Fiji, abril 2015

En la mañana temprano llegué a Nadi.  Me dirigí al hotel con cuartos compartidos más económico del centro de la ciudad, de hecho creo que el único*1, alejado de los resorts  de Wailoaloa Beach. Escogí una cama, la señalé dejando mi mochila en ella y me fui calle abajo hasta el Mercado Municipal.
Mientras deambulaba por los pasillos Kesaia llamó mi atención ofreciéndome un cuenco de kava para que probara su mercancía, así fue como empezó mi amistad con la vendedora de kava del mercado de Nadi.

Me desperté con los brazos y piernas completamente cubiertos por decenas de picaduras de las chinches que habitaban en mi colchón. No podía pasar una noche más allí…

Esa mañana fui a visitar a mi nueva amiga Kesaia. Desayunando kava me hizo una oferta que no podía rechazar, acordamos un precio justo a cambio de compartir techo junto a sus dos hijas, su hijo, su yerno y Betty y Filo, sus dos nietas.

          

Así empezó lo que podría denominarse como mi “rutina”.
Con la puesta de sol caminaba los dos kilómetros que separaba el centro de la villa de  Koromakawa*2 en Vuniyasi, el precioso emplazamiento donde se encontraba la chabola de Kesaia, una pequeña superficie cuadrada,  tapiada y techada con chapa, madera y algunos ladrillos, con el suelo tapizado con alfombras en el que nos sentábamos a cenar y más tarde dormiriamos unos juntos a los otros.
Cada noche disfrutaba de los cielos estrellados, del canto de grillos y del olor a hierba, cada día jugaba con los niños de la villa que esperaban impacientes en la puerta de la casa a que despertara, cada tarde la pasaba en el mercado y las calles del centro saludando con bula! a todas las señoras gordas sonrientes con sus peinados a lo afro y sus vestidos largos estampados con flores de hibisco y cada noche volvía a contemplar el cielo con mi infusión de hojas de limonero.
Y así entre villa y mercado, taro y cassava y kava y kava, pase unos días de descanso en la única Fiji que conocí.

     
     

Curso acelerado sobre el Kava. Vamos de compras!

La segunda mayor división del mercado municipal esta dedicada íntegramente a la venta del kava con sus puestos alineados, básculas colgando y montañas de raíces secas.

Una pequeña definición general y fácil de que es el kava: la planta de la pimienta nativa del Pacífico Sur. De sus raíces se elabora un brebaje con propiedades narcóticas. Su consumo induce a una intensa y placentera sensación de tranquilidad y relajación. El kava es la identidad del país, prácticamente la totalidad de la población se pasa el día entero consumiendo esta bebida.
Debo aclarar que no tiene ningún efecto alucinógeno como erróneamente esta creencia se ha extendido

Los granjeros cultivan y recolectan la planta del kava, lavan y exponen al sol sus raíces durante cuatro o cinco días hasta que estén completamente secas. Estas, a través de los intermediarios, son distribuidas a los vendedores del mercado.
Se vende al peso a diferente precio dependiendo de la parte de la planta: waka, las raíces laterales, la parte más cara, la que más kavalactone* contiene; lawena el corazón de la raíz y kasa, el tallo, la más barata.

Una bolsa de 100 gramos de kava molido debería costar unos 8 dólares*4 en el mercado.
Una palangana con un litro de agua, 4 o 5 cucharadas soperas del polvo de kava en un sulu (muselina, paño de algodón fino) que iremos filtrando en el agua y un bilo (pequeño cuenco de cascara de coco) para servirlo, es lo único que necesitaremos para realizar nuestra pequeña ceremonia.
Aunque disfrutaremos más si acordamos un precio con el vendedor por cuencos o por litro y que él mismo nos lo prepare allí, así además tendremos la oportunidad de relacionarnos y tomarlo con locales en un ambiente más autentico.
Si de lejos te llaman ofreciéndote un cuenco, acéptalo y luego acuerda un precio. No te van a timar.
En teoría se debe dar una palmada cuando te ofrecen el cuenco y tres cuando lo devuelves, pero casi nadie lo cumple..

Debo decir que no sería muy buen guía de las Islas Fiji incluso ni de Viti Levu,  prácticamente no salí de Nadi a excepción de un par de visitas a Lautoka y a la playa de Natadola.

1* Actualmente creo que no hay cuartos compartidos en Nadi Town
2* Esta villa no aparece en los mapas al menos en los que he consultado.
3* El kavalactone es el compuesto que atribuye a la planta de todas esas cualidades     relajantes que la caracterizan.
4* Precio actualizado 2017

Si aún quieres más información sobre el kava puedes consultar El ritual del kava en Vanuatu