Harry Houdini (1874-1926), ilusionista y el más famoso escapista de todos los tiempos.

Consagró la última etapa de su vida a luchar contra el gran fraude del espiritismo del que se lucraban estafadores oportunistas.

Exhibición en el museo MoMa de NY. Foto 2016 Jose Oranto

« Diez años son suficientes para esperar por cualquier hombre »

decía su esposa apagando la vela que tenía junto a su foto.

Así concluía el reto ‘Código Houdini’. Si el gran mago fuese contactado por algun medium, compartiría con éste la contraseña de diez palabras que le permitiría a Bess, su esposa, saber que ciertamente era él desde el mas allá.
Nadie averiguó jamas dicho código.


Nacido como Erik Weisz en Budapest en el seno de una familia humilde.
Emigró a America cuando era niño con su familia. Desde su infancia trabajó, estudió magia y se ejercitó fisicamente.

Aunque tocó todas las ramas de la magia, se especializó en escapismo, desarrollando el estilo como antes jamás se había visto. Cuerdas, cadenas, cofres, camisas de fuerza, esposas, candados, no había nada que se le resistiera a Houdini. Llevaba las actuaciones al límite, poseía tal condición física que podía hacer posible escapes extremos. No eran trucos, eran pruebas de destreza física y mental con las que desafiaba a la muerte.

Harry Houdini falleció a los 52 años a causa de una peritonitis y fue enterrado en Nueva York.

Foto tomada en el museo MoMa de NY. Exposición Tony Oursler’s Imponderable. Jose Oranto 2015

Localización y señas:
Machpelah Cemetery. Cypress Hills St. Ridgewood.
La parada de metro mas cercana es Cypress Hill, metro J (linea marron), situada en Jamaican Ave. A un paseo de 15 minutos desde la estación.
Una vez que salgamos de la estación debemos tener un cementerio a nuestra derecha, vamos hacia delante hasta llegar a la esquina de ese cementerio y giramos a la derecha (Cypress HillS St), caminamos entre dos cementerios y pasamos por un cruce elevado de carreteras, luego volveremos a tener un cementerio a cada lado (en el de la derecha hay una oficina donde pueden ayudarnos), seguimos hacia delante por la acera de la izquierda hasta que encontramos la parada de bus B13 Spring Creek y justo ahí una cancela cerrada pero sin el candado (si esta cerrada hay otra unos metros más adelante), la abrimos y entramos. Veremos un baño portátil, un almacén y seguidamente las lapidas repartidas. Si miramos hacia ellas desde aquí, ya deberíamos poder verla entre otras muchas.
En el caso de no encontrarla, siempre podremos acudir a la oficina que dejamos atrás.

Un fragmento de este artículo aparece en Extravagancias desde La City