No hay mal que por bien no venga…

Y es que en 1870 un hongo infectó y arrasó con la mayor parte de las plantaciones de café de la isla y debido a este “desafortunado” incidente se sustituyó su cultivo por el de té, surgiendo así, uno de los mejores del mundo.

Mi paso por Sri Lanka puede resumirse en ‘short eats’ (un surtido variado de  ‘empanadillas’ rellenas) y ‘bottle shops’ (tiendas-kioscos donde vende y puedes tomar cerveza).
Este viaje no hubiera sido tan memorable a no ser por el trayecto en tren a través de los interminables y exuberantes paisajes cubiertos del verde intenso de las hojas de té camino a la ciudad colonial de Nuwara Eliya.

Todo el romanticismo que no encontré por las calles de Colombo lo encontré en abundancia entre millones de pequeñas hojas brillantes y las omnipresentes luchadoras tamiles recogiéndolas de una en una con sus manos. Estas autenticas guerreras que me sonreían y  se ruborizaban a mi llegada,  ganaron toda mi admiración, respeto y afecto haciendo que el apelativo la ‘Lagrima de India’, atribuido por la forma del país y cercanía al continente, adquiriese un sentido diferente para mi.

La experiencia

Adentrarnos en las brumosas verdes cumbres de la provincia central disfrutando del aire y las vistas que nos proporcionan las puertas y ventanas abiertas de los vagones de tercera clase de los trenes, mezclarnos entre los pasajeros y charlar con los locales, visitar las plantaciones de té, ver las mujeres tamiles recogiendo las hojas, disfrutar de una taza de este estimulante líquido color ámbar en uno de estos parajes naturales. Todo esto hace que un viaje a Sri Lanka pueda ser toda una experiencia.

Como llegar a Nuwara Eliya

Si hay algo fácil y barato en Sri Lanka, es el transporte.
Desde cualquier punto de la isla puedes tomar un bus o una combinación de ellos hasta donde quieras.
El bus es más barato que el tren, aunque este último sigue siendo muy económico.
No hay trenes directos a Nuwara Eliya. Para ellos tenemos que llegar a la estación de Nanu Oya y aquí coger el bus hasta allí. El trayecto es sólo de 9 km.

Aqui puedes consultar Trenes y horarios

Mi recomendación:
Basándome en mi experiencia puedo decir que para mi fue un error hacer una reserva en un vagón de segunda clase, como recomendaban diferentes fuentes que consulté antes de mi viaje. Cómodos asientos, ventanillas cerradas, aire acondicionado y todos nosotros los turistas. Eso no era lo que yo esperaba. Abandone mi asiento y camine a través del tren hasta tercera clase. Hice prácticamente todo el trayecto sentado en la puerta abierta del vagón. Al ser el único occidental atraje la atención de todos los pasajeros. Así q tuve oportunidades de sobra de hablar, reír e incluso ser invitado a comer por esta gente maravillosa.

Yo llegué en tren y cuando dejé la ciudad lo hice en bus.

Visitar las plantaciones de té

Hay varias plantaciones repartidas por toda la zona, pero no estoy seguro cuales de ellas aceptan visitantes y son gratuitas.
Pedro’s Tea State, Labookellie Estate, Heritance Tea Factory, Blue Tea Factory…

     

Yo no me complique mucho la vida, sabía que las dos primeras eran de fácil acceso y  reputadas fábricas muy recomendadas
Elegí Pedro’s porque aunque los locales de Nuwara Eliya no se ponían muy de acuerdo entre una u otra, si que coincidieron en que fácilmente vería en sus alrededores a las señoras en su faena de recolección, y en realidad esto era lo que más me interesaba de todo.

El precio de la visita guiada de media hora por la fábrica de Pedro’s es 200 LKR y al final invitan a una taza de té. No puedo hablar mucho de esto, yo solo fui a comprar té y disfrutar de una taza allí mismo después de mi paseo por la plantación.

Desde la terminal de Nuwara Eliya se puede tomar el bus con destino Ragalla, 7 Km, y pedir al conductor que nos avise en Pedro’s Tea State. Desde aquí hay un corto paseo a pie.
El horario es de 8.00 a 11.00 y de 14.00 a 16.00. Antes de ir sugiero asegurarse si este no ha cambiado.

Mackwoods Labookellie Tea Center, puede ser una muy buena opción, he oído muy buenas referencias. A sólo 12 Km de Nuwara Eliya. Se puede tomar el bus desde la terminal y también te deja en la puerta.
Por lo que tengo entendido la visita es gratuita y te invitan a una degustación. Respecto a si se verán fácilmente las señoras trabajando, no puedo responder.

Tomar una taza de té

Aquí ya no hay mucho que decir. Sólo hay que acomodarse, pedir una taza del clásico té negro y disfrutar de su aroma, sabor y fuerza.

Sugerencia personal

Compra té verde y blanco también, posiblemente nunca más regreses aquí y que mejor sitio para conseguirlo.

Las señoras tamiles me regalaron miles de sonrisas mientras las observaba y les tomaba fotos (siempre con su permiso, por supuesto), no me pidieron en ningún momento nada. Pero este no es motivo para ahorrarse de tener un pequeño detalle con ellas. Un par de dólares es un día completo de duro trabajo de estas señoras. No le solucionarás la vida, pero seguro que ese día se ira con un recuerdo tan bonito como el tuyo.