Solo hay un lugar en el Mundo que pueda darte el Mundo y sin duda alguna ese lugar es Nueva York.

Uno de mis primeros viajes. No recuerdo bien porque elegí esta ciudad, imagino que pensé que era uno de esos lugares que había que visitar al menos una vez en la vida
La Capital del Mundo!

Cientos de rascacielos, taxis amarillos, escenarios de famosas películas y ese inconfundible Skyline… el tiempo pasaba y empezé a  comprender que todo eso no era mas que la punta del iceberg.

Hoy día, después de cinco años viajando de manera casi ininterrumpida por más de cincuenta países repartidos por todo el mundo, habiendo visto, oído, olido, probado todo lo que ha estado al alcance de mis sentidos, así como vivido infinitas experiencias repletas de miles de sensaciones y emociones, decido regresar a Nueva York en un cuarto viaje.

Cual es el lugar que mas te gusta del mundo? Con mucha diferencia la pregunta que más me han hecho y como siempre, empezaba mi respuesta con otra pregunta:

« Si soñaras con recorrer el mundo y solo tuvieras la oportunidad de viajar a un sólo lugar en toda tu vida, sólo uno, cual elegirías? »

Con mas de ocho millones de habitantes, un tercio de la población nacida fuera de los Estados Unidos, donde se hablan casi 200 lenguas diferentes y entremezclan culturas, razas y religiones de todo el mundo.

Jamas aprendi tanto del mundo como lo hice aquí, tanto que, cuando viajo, casi ningún lugar antes visitado se me hace desconocido del todo.

He conocido otras grandes ciudades como Tokio, Londres, Sidney, Hong Kong, Singapur, París, Bangkok, Moscú, Río, Roma… todas ellas maravillosas, de hecho de algunas estoy completamente enamorado, pero aun Nueva York tiene algo más, y ese algo es la combinación de todas ellas.

Mirar el mapa del metro es como mirar un Mapa Mundi.
A una sola parada podrías pasar de estar en la misma India comiendo samosas entre turbantes, tikas, especias y peliculas de Bollywood a el más genuino México con sus vendedoras de tamales, carros de tacos, ventas de chiles, mariachis y tatuajes de la Virgen de Guadalupe; de estar fumando narguile y jugando al backgammon en fumaderos egipcios a beber pintas y comer estofado en pubs Irlandeses; tomar de postre Halo Halo en Filipinas a arroz con habichuelas en La República Dominicana; wonton en  Hong Kong y Mohinga en un rinconcito de Burma; si añoro mis viajes por Japón solo tendre que pasear por St Mark’s Place y sentarme en un izakaya entre estudiantes japoneses comiendo yakitoris, o vivir el Hanami bajo los cerezos de Brooklyn en primavera; entrenar Wing Chun con un autentico maestro chino, recibir un masaje tailandes o disfrutar de una danza Apsara en el festival de Camboya; tomar un autentico capuccino italiano o un café con pandebono en la más pura Colombia;  viajar hasta “Rusia” y comprar una Matrioska para la estantería…

Perderse entre los pasillos de un supermercado ya es un viaje en si, repletos de cientos de productos traídos de todos los rincones del planeta.

Cuantas nacionalidades diferentes pueden estar presentes en el mismo vagón de metro en el que viajas?

El tren numero 7, conocido como el Expreso Internacional, cada parada un país.

El calendario de festividades de la ciudad abarca fiestas musulmanas, cristianas, judías, hindúes, budistas… dia de San Patricio, día de Puerto Rico, Año Nuevo Chino, el Dia de Brasil…

Incluso el Empire State Building se viste de colores para homenajear hechos y acontecimientos importante ocurrido alrededor del mundo.