Cuando evalúo  la  gastronomía de una región, lo hago en base a cierto factores, no lo tomo a la ligera teniendo sólo en cuenta el juicio de mis sentidos (sabor, olor, presencia, textura) sino que además considero otros elementos no menos importantes, y es que la impresión cuando degustamos algo puede verse alterada debido a la sugestión, necesidad, carencia, principios, valores o convencimientos.

Volví al hostel en Ulan Bator, Tamir estaba de turno de noche y en nuestra charla sobre comida pude comprobar la veracidad de una información que unos días antes había obtenido de la calle y que no conseguía encontrar nada en la Red que lo confirmara.
Que la carne en Mongolia esta “mala y dura”? no es del todo cierto, el caso es que estas comiendo vaca en vez de ternera, ovejas en vez de corderos y cabras en vez de cabritos y eso por qué?

« Noooo, que pena! como vas a comerte una cría? los amamos, es muy extraño y anormal para nosotros comer animales jóvenes *1

Esta carne es de calidad, los animales han sido criados en libertad  y esto, además de supera con creces la posible carencia de su exquisitez, hace que de alguna manera sepa mejor aún.

Mongolia es un paraíso para viajeros amantes de los nuevos sabores. Ofrece la oportunidad de probar alimentos derivados del caballo, camello, marmota y yak entre los más inusuales.

Aparte de todo esto, que puede haber que siente más bien que el süütei tsaique (te verde con leche y sal),  más socorrido que los buuz o Khuushuur (empanadillas al vapor/fritas rellenas de carne), que aporte más energía que el Tsuivan (guiso de tallarines), que reanime más rápido que el Bantan (sopa con trocitos de masa de harina y carne) y más sabroso que el Khorkhog*2 (carne de oveja y verduras cocidas en una cazuela donde se introducen piedras calientes)

Khorkhog

Airag, el elixir de la estepas

Por si ya no fuera poco pasar todo el día en un estado de éxtasis cegado con la infinita belleza del desierto del Gobi, aún quedaba más. En una hora empezaría a ocultarse el sol y de nuevo la exitación aparecía cada día al saber que con cada uno de estos asombrosos atardeceres en la estepa camino a nuestro siguiente refugio, nos esperaba la hospitalidad de nuestro anfitrión acompañado de su familia en el cálido y acogedor ger  para darnos la bienvenida con un bol repleto de boortsog (especie de galletas fritas) y aaruul (cuajada seca de leche) y como no, el anhelado Airag, leche de yegua fermentada con un 2% de alcohol.

Son de esas cosas que merecen una segunda oportunidad antes de ser descartada, con el repetir se empieza a apreciar su peculiar agrio sabor llegando a ser un placer para el paladar.

     

« es muy bueno para la salud, puedo tomarlo durante todo el día además de quitarte el hambre »
Así que a seguiremos el ejemplo de Tamir.

Tsuivan

Aunque es un producto elaborado por los nómadas en la zona rural es posible encontrarlo en la capital y núcleos urbanos por unos 4000 tugrik el litro, mil más que obteniéndolo en la estepa directo de los nómadas.

Dos de los alimentos que no pude encontrar, pero que en esta próxima partida no me perderé son: el ojo de oveja encurtido en zumo de tomate y boodog de marmota (otro tipo de barbacoa, pero a diferencia del anterior las piedras calientes se introducen dentro del animal)

Observaciones:


Si vas al supermercado a comprar embutido y tienes algún perjuicio con algún tipo de carne, mira los ingredientes en la etiqueta, algunos salamis y derivados pueden contener un pequeño porcentaje de carne de caballo.

Si no tienes intención de salir de la ciudad y quieres probar la leche de camello, puedes conseguirla en la sección de lácteos.

Los veganos se encontraran con muchas dificultades para comer si salen de la ciudad, en la ruta, en los escasos lugares donde comer, no valdrá con decirle al camarero ‘no como carne’ deberá hacer hincapié una y otra vez si no quiere sorpresas.

*1 En algún lugar leí que el boodog también se puede hacer con una cabra joven. No he podido verificar esta información. De ser así, resultaría una excepción.

*2 Khorkhog por lo que pude investigar, es en realidad la ‘barbacoa tradicional mongola’ al contrario de la información encontrada en la Red (Wikipedia entre otras), la que habla de otro tipo de barbacoa originada en  Taiwan y adoptada por los mongoles a su cocina.
Tanto el Khorkhog como el boodog son platos típicos reservados para ocasiones y raramente cocinados en los centros urbanos.

Especial agradecimientos a Tamir Mandal por su ayuda.